CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com


martes, 17 de enero de 2012

La lengua de signos potencia la "inteligencia visual"



Que la cultura de las personas sordas es una cultura visual no es ninguna novedad. Lo que si lo es, es la demostración empírica, científica, de que las personas sordas tienen más inteligencia visual que el resto de la sociedad.
Según una investigación de la Universidad de California, las personas sordas que usan la lengua de signos son más rápidos en reconocer e interpretar el lenguaje corporal que el resto de la sociedad. Los investigadores sugieren que las personas sordas pueden ser especialmente hábiles para reconocer rasgos visuales en las acciones de los demás, una habilidad que puede ser útil para algunos trabajos tan importantes como, por ejemplo, el de controladores aéreos.
"Hay un montón de anécdotas acerca de cómo las personas sordas son más capaces de reconocer el lenguaje corporal, pero esta es la primera evidencia de eso", dijo David Corina, profesor en el Departamento de Lingüística de la Universidad de California en el Centro para la Mente y Cerebro.
Corina y el investigador Michael Grosvald han medido los tiempos de respuesta de las personas tanto sordas como oyentes a una serie de clips de vídeos mostrando que los usuarios de la lengua de signos son más rapidos a la hora de percibir los cambios visuales. Su trabajo fue publicado el 6 de diciembre en la revista Cognition.
"Esperábamos que las personas sordas aprendieran la lengua de signos más rápido que las personas oyentes, ya que las personas sordas conocen y utilizan esa lengua a diario, pero la verdadera sorpresa fue que las personas sordas también fueron alrededor de 100 milisegundos más rápidos en el reconocimiento de gestos no lingüísticos ", dijo Corina.
Este trabajo es importante porque sugiere que la capacidad humana para la comunicación es modificable y no se limita a la palabra, dijo Corina. Las personas sordas nos muestran que el lenguaje puede ser expresado por las manos y se percibe a través del sistema visual. Cuando esto sucede, los signantes sordos obtienen el beneficio añadido de ser capaz de reconocer acciones no lingüísticas mejor que la gente que no conoce la lengua de signos, dijo Corina.
El estudio apoya la idea de que la lengua de signos se basa en una modificación del sistema de que todos los seres humanos utilizan para reconocer los gestos y el lenguaje corporal, en lugar de trabajar a través de un sistema completamente diferente, dijo Corina.

Fuente: www.diariosigno.com